19 jul. 2016

Raúl Tamudo: “Tarde o temprano, el RCD Espanyol ganará la UEFA”

Raúl Tamudo habla en la segunda parte de la amplia entrevista concedida a Mundo Deportivo de distintos momentos mágicos que vivió como espanyolista, del trío maravillas que formó con De la Peña y Luis García y del fin de su amistad con Mauricio Pochettino. El ‘23’ habla, también, del trágico fallecimiento del siempre recordado Dani Jarque. Nunca se olvidará de su compañero. El delantero pide confianza a la afición para el equipo de Sergio González y está convencido de que un día no muy lejano, Europa le devolverá al Espanyol la copa que le ha negado en dos finales.
El 23’ es mágico para usted...
Lo he llevado toda la vida en el club desde que me dijeron que eligiera un número y no me puedo quejar. Lo escogí por Michael Jordan. Me han ido muy bien las cosas. He disfrutado cada minuto, cada segundo, incluso de los momentos malos uno tiene que aprender. Echo la vista atrás y estoy feliz por lo que ha ocurrido en mi vida.
De esos momentos malos, hubo uno que marcó al espanyolismo: la muerte del siempre recordado Dani Jarque...
Fue uno de los momentos más duros de mi vida. Cualquiera de los componentes de aquella plantilla que estábamos concentrados enCoverciano dirá lo mismo. Es un momento durísimo para un deportista perder a un compañero de esa manera. Fue uno de los momentos más complicados de mi carrera deportiva. Estuvimos mal y en estado shock durante mucho tiempo. Nunca olvidaré a Dani. Siempre estará presente en la memoria de todos los pericos.
De distinta forma, nadie olvidará el trío maravillas formado por usted, por Iván De la Peña y por Luis García. Dieron muchas tardes de gloria al espanyolismo y al fútbol. Eran inseparables dentro y fuera del campo. ¿Sigue manteniendo relación con sus excompañeros?
Cuando me fui del club seguimos hablando. Con Iván he quedado alguna vez para comer pero con Luis hace tiempo que no hablo. Eso no quiere decir que nos llevemos bien o mal. La vida da muchas vueltas, cada uno elige su camino y yo estuve encantando de compartir vestuario con ellos porque los dos me hicieron disfrutar muchísimo.
Uno de sus amigos en una etapa en el Espanyol fue Mauricio Pochettino. Compartieron vestuario y después fue su técnico. Una lástima que las cosas no acabaran bien entre ustedes...
Son cosas que pasan en el fútbol. Cada uno tiene su forma de pensar, de ser y él tomó una serie de decisiones que yo tuve que acatar. Y al final me fui. Fue una lástima pero el fútbol tiene estas cosas y no le doy más vueltas. Como he dicho antes estoy feliz y tranquilo. Me voy del fútbol feliz porque lo muy bueno conseguido compensa lo muy malo que me ha pasado.
Su final en el Espanyol también estuvo marcado por su ‘fobia’ a la prensa. ¿Por qué es anti-prensa?
No, no lo soy. Cuando estaba en el Espanyol, llegó un momento en que me cansé de ciertas cosas, preferí no hablar durante un tiempo y estar más tranquilo.
El Espanyol ha vuelto a confiar en la gente de casa gracias al director deportivo Òscar Perarnau. Compañeros suyos como Sergio González, Jordi Lardín y Ángel Morales están trabajando de técnicos y los resultados son inmejorables. ¿Es la hora de Tamudo?
Me alegro mucho por ellos. Todo lo que sea aprovechar la experiencia de exjugadores del y ponerla al servicio del club es bonito. ¡Qué mejor que exfutbolistas que saben lo que significa jugar en el Espanyol y hayan salido de la cantera puedan echar una mano al club!
Las dos Copa del Rey figurarán entre los grandes recuerdos....
Son momentos históricos. Ojalá que este año podamos ganar la Copa pero hoy en día es muy complicado con las plantillas que tienen Barcelona, Madrid, Valencia, Athletic o Atlético. Tienen equipazos y es difícil. Antes la Copa del Rey era más factible para equipos como nosotros y ahora es más difícil para nosotros.
El Espanyol ha llegado a dos finales de la UEFA. Las dos se perdieron. La última con usted en el banquillo. Salió en la primera parte pero la expulsión de Moisés Hurtado hizo que el técnico de entonces, Ernesto Valverde replanteara el sistema y le hizo salir del campo. Europa le sigue debiendo una copa al Espanyol...
Sí. Pero creo que tarde o temprano el Espanyol ganará la Europa League. Si la hemos jugado dos veces y la hemos perdido, el destino nos debe esa copa.
Estaría bien ganarla con usted como entrenador o como parte de los técnicos de la primera plantilla...
El mundo del fútbol va muy deprisa. Si el balón entra, todos contentos con el entrenador. Yo estoy tranquilo, ya veremos al final donde acabo y en lo que me centro. A partir de ahí ya veremos lo que pasa.
¿Cómo ve al equipo?
Esto acaba de empezar, se han ido jugadores muy importantes y han venido otros que también tienen que empezar a serlo. Tenemos que tener paciencia, ser más optimistas que pesimistas, aunque a veces es complicado y, sobre todo, apoyar siempre al equipo, en las buenas y en la malas. Eso es lo que debemos hacer todos los pericos.
Los seguidores blanquiazules nunca se olvidarán que un gol suyo al Barça dejó a los azulgrana sin el título de Liga y se lo dio al Madrid...
De eso yo tampoco me pondré olvidar nunca porque cada día hay una persona bien en la calle, en el bar o donde sea que me lo recuerda. Es un hecho histórico que pasó hace ocho años y que me lo comentan tanto seguidores del Espanyol, del Barcelona como delMadrid. La gente no se olvida.
Los aficionados al fútbol tampoco deberían olvidar que un gol suyo clasificó a España para la Eurocopa 2008 y la selección se proclamó campeona de Europa. Usted no figuró en la convocatoria final...
Uno cuando va a la selección es para hacer las cosas lo mejor posible. Aquel día no estaban ni Fernando Torres, ni Villa y me cogió Luis Aragonés antes de salir al campo y me dijo: “Raúl, tranquilo que lo harás muy bien”. La verdad es que no me salió nada mal. Ganamos el partido y encarrilamos la clasificación que se había torcido y pudimos ser campeones de Europa. Yo no estuve porque me rompí el cúbito y estuve mucho tiempo recuperándome. Pero formar parte de una selección histórica es inolvidable.
¿Qué mensaje le daría a la afición perica?
Que estemos todos unidos, que todo va a ir bien y que podamos llevarnos una alegría.

No hay comentarios: