7 sept. 2010

Tamudo Sus piernas pesaban toneladas y apenas pudo hacer nada en 16 minutos


El estreno verdadero será el de la Liga y seguro que para entonces sus piernas responden mucho mejor a los estímulos que le manda el cerebro. Raúl Tamudo disputó ayer ante el Bochum sus primeros 16 minutos como jugador de la Real, en los que apenas pudo "rascar" bola. Lasarte quería que comenzara a entrar en la dinámica de los encuentros y lo de ayer fue una especie de toma de contacto. Lo importante, en este caso, es el significado más que el rendimiento en ese ratito del encuentro. Tamudo es ya jugador de la Real a todos los efectos y los técnicos y los fisios procurarán que se acelere la conexión entre las células grises y un organismo que está poniéndose a tono. Si además encuentra un escenario propicio para encajar su juego y su personalidad, los goles terminarán por llegar.

A una pérdida de balón, un sprint para tapar la subida del lateral, una conducción por dentro que terminó en falta y un fuera de juego cerca de la banda se limitó la aportación del punta catalán el encuentro de ayer.

La semana ha sido muy exigente para todos, pero sobre para Raúl Tamudo, que ha tenido que sacrificarse para mejorar en su condición los seis días de estancia en Bad Bleiberg. Para el resto, el pistón bajó con la llegada de los amistosos. Para Raúl, que sólo disputó uno, el de ayer, no hubo tregua, y le tocó además entrenarse ayer mismo por la mañana.

Tampoco la situación del encuentro era la mejor. Tamudo sustituyó a Prieto, que estaba siendo el dominador del juego y el referente en ataque. Fuera de combate el "10", hubo una especie de apagón y los germanos se adueñaron de la pelota. Lasarte, además, decidió experimentar y dibujó un 4-4-2 sobre el campo que tampoco supieron naturalizarlo los realistas para soltarse en el campo. El choque de ayer fue sólo el estreno, pero seguro que se verá al verdadero Tamudo en contiendas futuras.

Lució el número "12"

El delantero lució el dorsal número "12", pero todavía no es seguro que vaya a ser el definitivo para él esta temporada. Prefiere esperar a los movimientos que se produzcan en la plantilla para elegir el definitivo. En el Espanyol llevaba el "23", que se pidió Sutil al llegar. Tamudo le preguntó al jienense si ese número tenía una significación especial para él y respondió que sí, con lo que no insistió para quedárselo

No hay comentarios: