6 nov. 2009

Fue, cómo no, Raúl Tamudo. El equipo del colomense ganó por 1-0.

Entrenamiento a puerta cerrada, sorpresa asegurada. El Espanyol trabajó ayer sin cámaras en la Ciudad Deportiva y lo hizo con un partidillo entre los jugadores del primer equipo, a los que se añadió Marc Pedraza, delantero del filial que ya debutó en Getafe en la Copa del Rey.

Hubo intensidad. El ritmo fue alto tal y como quiere Mauricio Pochettino que esté el Espanyol a estas alturas de temporada. Pero sólo uno acertó con la portería contraria. Fue, cómo no, Raúl Tamudo. El equipo del colomense ganó por 1-0. Raúl formó en ataque con Iván Alonso, un titular indiscutible. Ya es una evidencia que se destaca en cada conversación: Tamudo está en plena forma. Es tan seguro que va a seguir marcando goles en las prácticas como difícil será verlo en un choque oficial con el Espanyol. Alguna lesión inoportuna de un compañero sí que podría precipitar su regreso. Algunas voces apuntan que Pochettino debería aprovechar un partido lejos de Cornellà-El Prat para convocar de nuevo a Tamudo.

En el partidillo hubo dos ausencias destacadas: las de Iván Pillud e Iván de la Peña. De hecho, el argentino lleva dos días sin entrenarse al mismo ritmo que sus compañeros, pese a que no está en el parte médico y ni siquiera fue motivo de comentario por parte del doctor del primer equipo pese a ser preguntado al respecto. Pillud es, pues, duda para el domingo en Gijón. Por lógica, su puesto debería ser ocupado por Javi Chica o Facundo Roncaglia.

El caso de De la Peña sigue en el mismo punto. El centrocampista tiene alguna mala sensación en uno de sus gemelos, lo que le hace ser más precavido que nunca. No participó de la sesión y es duda para el choque ante el Sporting.

Aunque no haya dado pistas, Pochettino podría repetir con el frente de ataque. En defensa volverá Nico Pareja tras cumplir sanción el pasado domingo. Éste sería el bloque que afrontaría la Copa.

No hay comentarios: