5 nov. 2009

Raúl Tamudo, hoy caído en desgracia en el último asiento del vestuario periquito

Si hay un hombre que ha sido abanderado de la historia reciente del Espanyol es su ex capitán Raúl Tamudo, hoy caído en desgracia en el último asiento del vestuario periquito. El idilio que mantenían futbolista y club empezó a deteriorarse en el verano de 2007, cuando el Villarreal presentó una oferta formal de 9 millones de euros por el delantero. Tamudo quiso irse a un club que le brindaba la oportunidad de jugar en Europa, pero el Espanyol le cerró la puerta.

La historia se repitió en el verano de 2008 cuando el ariete volvió a querer salir del club. El Espanyol no permitió la marcha de Tamudo al Benfica ni del asturiano Luis García, pero sí aceptó la oferta del Liverpool por Riera. Valverde también dejó la entidad para irse a Grecia. Al malestar de Tamudo se unieron sus problemas personales. Ese verano rompió con su novia de toda la vida. La temporada pasada estuvo marcada por la lesión que sufrió en Montjuic ante el Sporting. Tamudo apenas volvió a jugar.

Este verano estalló la tormenta. Pochettino le degradó quitándole el brazalete y el club aireó su deseo de irse. El último intentó del técnico por reincorporarlo al grupo fue rechazado de plano por el delantero, que espera ofertas.

No hay comentarios: