25 oct. 2009

El Espanyol busca una salida inmediata para RaulTamudo

El club blanquiazul pone sobre la mesa una oferta para que el jugador se vaya pronto | Si el jugador no acepta, el Espanyol renegociaría las cifras de la salida del jugador en el mercado de invierno


Una salida pactada, rápida y beneficiosa para todos. Ese es el reto que se impusieron ayer el consejero delegado del Espanyol, Joan Collet; su director deportivo, Ramon Planes, y el representante de Raúl Tamudo, Tomás Durán. Los tres se reunieron ayer para buscar un parte amistoso tras la colisión que tuvieron la semana pasada el jugador y el club, con resultado de siniestro total.

No hay reparación posible, de ahí que el club se presentase a la reunión, que se celebró en el hotel Palafox de Zaragoza para evitar a la prensa, con una oferta económica para facilitar la salida inmediata del ex capitán.

Si el jugador no acepta, el Espanyol también estaría dispuesto a renegociar las cifras de la salida del jugador en el mercado de invierno. El caso es que se vaya pronto. La semana que viene tiene que haber una respuesta.

"Hemos hablado, hemos visto los puntos de acuerdo que existen y, después de hablarlo nosotros en el club y el representante con el jugador, trataremos de concretar algo que nos convenga a todo", explicó Collet tras la reunión sin querer desvelar la oferta del club. "Ha sido un contacto muy positivo, demuestra que no tenía que haber pasado lo que pasó. La conclusión es que, del abanico de posibilidades que hay, alcanzaremos una solución pactada, las dos partes estamos dispuestas a ceder", añadió Durán.

En las cuatro horas que estuvieron reunidos, club y representante pusieron sobre un papel las opciones que tiene el jugador para salir, desde la rescisión inmediata, que es lo que quiere el Espanyol, a una salida pactada en enero, la mejor opción para Tamudo antes de conocer la oferta del club, siempre y cuando tenga posibilidades de jugar los próximos dos meses. La extinción del contrato, en junio, está descartada por ambas partes.

Si el jugador no acepta irse ya, para poder salir en enero el club también estaría dispuesto a rebajarle la cláusula, que ahora es de tres millones para un club de la Liga española y de dos para un club foráneo. Una cantidad que nadie ofreció en verano - al menos del agrado del Tamudo-y que difícilmente ofrecería a los pocos meses de que el jugador quede libre.

Collet, Planes y Durán quedaron para volver a verse la semana que viene, en un encuentro que debe ser definitivo. Mientras, el club espera un gesto del ex capitán que enmiende el desplante que tuvo el miércoles con el consejero Germán de la Cruz, a quien le negó el saludo en una comida de hermandad de la plantilla. Un gesto que recogieron las cámaras de Barcelona TV y que ayer le valió una nueva reprobación de Mauricio Pochettino, quien decidió volverlo a dejar fuera de una convocatoria. Esta noche no estará en Sevilla.

"Esa imagen refleja mucho más de lo que yo pueda decir", dijo el técnico, que se escudó en esta actitud y en los detalles que no han recogido las cámaras ni más ojos que los que entran al vestuario para asegurar que el jugador "no está en las condiciones psicofísicas óptimas, plenas y de garantía" para entrar en la lista. "Es una decisión pura y exclusivamente mía", aseguró Pochettino, que negó que la presencia ayer en Sant Adrià de Germán de la Cruz tuviese algo que ver.

No hay comentarios: